8 prácticos tips para hablar en público

7 Tips para ser más productiva
29 enero, 2018
10 claves para ser contratada en tu próxima entrevista
29 enero, 2018

¿Eres de las mujeres que les da pánico escénico al momento de hablar en público? ¡No te preocupes, no eres la única! Te puedo asegurar que hay miles de personas, que dicen que hablar en público es uno de sus peores miedos.

Muchas veces este miedo comienza, porque tuvieron una mala experiencia en el colegio, en la universidad o hasta en el trabajo, ya sea porque tienes miedo a confundirte, que se te olviden las cosas y quedarte en blanco, o simplemente por miedo a que tus compañeros se burlen de ti.

Sea cual sea tu caso, debemos de reconocer si padecemos de este miedo, lo único que logramos es que al final, al momento de hablar en público, terminemos por olvidarnos de lo que queremos decir o simplemente quedarnos en blanco frente a todo el público. ¡Obvio que ninguna de nosotras quisiéramos pasar por eso!

Pero no te preocupes, ponerse nerviosa es lo más normal es este tipo de situación. Claro, con esto no quiero decir que debemos aceptar nuestro miedo, al contrario, debemos aceptarlo y hacer algo al respecto para cambiarlo.

Si quieres superar tu miedo, primero que nada debes tener confianza en ti misma, recuerda que si tu estas nerviosa y no confías en todos tus conocimientos, hablar en público se vuelve mil veces más difícil.

Te comparto otros tips que a mí me han ayudado muchísimo al momento de hablar en público:

  • Aprende de los mejores
  • Si te estás preparando para una presentación, puedes investigar acerca de qué es lo que hacen los oradores profesionales en sus presentaciones, presta atención a los ademanes, hábitos y comportamientos de los presentadores y trata de incorporarlos.

  • Conoce bien tu material
  • ¡Recuerda: improvisar no es una buena idea! Aunque muchas veces ser espontánea puede resultar bien, tampoco debes confiar en que tu presentación será buena sin una pizca de preparación. Conoce íntimamente el tema, qué dirás y cómo vas a decirlo. Saber de lo que se habla es una de las mejores maneras de aplacar los nervios.

  • Práctica, practica y practica otra vez
  • Una vez que tu presentación esté armada, revísala. Luego, revísala de nuevo. Practica tu discurso frente a un espejo, y luego practica frente a un familiar o amigo. Cada vez que repitas tu presentación te sentirás más cómoda, y la idea de llevarla a cabo frente a una audiencia será menos intimidante.

  • Revisa todo el material y equipo necesario
  • No esperes al último momento para chequear que el micrófono funcione, que el proyector proyecte o que la iluminación ilumine. Todo esto debe estar preparado de antemano.

  • Cuida tu apariencia
  • Aunque lo más importante es lo que digas, tu apariencia personal no deja de ser un elemento a tener en cuenta a la hora de dar una presentación eficaz. Cuanto más prolijo y profesional sea tu aspecto, más confianza sentirás frente a la audiencia. Asegúrate de lucir lo mejor que puedas. Incluso vernos bien nos da la seguridad que necesitamos.

  • Incorpora tu opinión personal
  • Al momento de dar tu discurso, intenta incluir, ocasionalmente, algunos pensamientos y opiniones propias. Aunque estas debe ser previamente planificadas y preparadas, trata de que luzcan espontáneas.

  • Habla claro
  • Hablar a una velocidad excesivamente rápida es uno de los delatores más indiscretos del nerviosismo. Intenta hablar de forma pausada y clara, incluso un poco más lento de lo normal.

  • Relájate
  • Los seres humanos solemos ser los peores críticos de nosotros mismos. Si te olvidas de una frase de tus apuntes o si te salteas una diapositiva sin querer, no es el fin del mundo. Es solo una presentación. No seas tan dura contigo misma, todo es cuestión de experiencia y aprender. La seguridad en ti misma es importantísima.

Espero te sirvan mis consejos. Si tienes más dudas escríbeme en este post de Facebook.

Bendiciones

Dina