Carta a una mujer que quiere tirar la toalla en el matrimonio.

NICCO el mejor amigo que todas las mujeres necesitamos.
22 marzo, 2018
Empresaria ¿Quieres Capacitarte totalmente Gratis? Descubre como con Credimujer.
24 marzo, 2018

Hola soy Dina Mancia y te preguntarás el porqué de esta carta. Y precisamente es porque sé por lo que estás pasando, no importa los años de casada que tengas 1, 3, 10 o 30, todas alguna vez hemos querido decir un: ¡HASTA AQUÍ! Y es entendible porque no todo es color de rosa como dicen. Mi mentora me dijo un día: El Matrimonio solo es para valientes. En ese momento me hice la pregunta: ¿Soy Valiente?

Sé que vienen pensamientos a tu vida de: ¡No me merece! ¡No me valora! ¡No lo soporto! Y en lugar de amarlo quieres ahorcarlo (en el buen sentido), pero te tengo una mala noticia (no sé si esperabas leer esto): Ese hombre que ahora no tienes nada de ganas de luchar por él, TU LO ELEJISTE!!!! No creo que te casaras con él a la fuerza, no creo que esos hijos que han procreado juntos fuesen obligados, no creo que aceptaras compartir una vida con el solo porque sí. En este momento te puedo asegurar que estás recordando todo esto. Tuviste que tener buenísimas razones para decir: ¡SI ACEPTO!

Esas buenas razones son las que debes recordar en este momento; si ya me imagino lo que piensas: Cuando nos casamos no era como es ahora. Si probablemente tienes razón pero también tú no eres la misma. Tengo una empresa y he invertido en ella dinero, tiempo, sacrificios, lagrimas, alegrías; tantas cosas que jamás se me cruza por la cabeza dejarla tirada o cerrarla, al contrario todos los días estoy segura que cada problema es una oportunidad para hacerme una mejor empresaria.

Porque te cuento esto, porque tu matrimonio, tu familia, tus hijos son tu mejor inversión en esta tierra, y no puedes dejarla perder solamente por un problema. Los matrimonios más felices no son aquellos que no tienen problemas sino los que saben cómo resolverlos y para que eso suceda, alguien de los dos tiene que tomar una decisión. Esa puedes ser tú.

Detente un momento a pensar cómo fue que te enamoraste de él y cuáles son sus virtudes, más que sus defectos. Cuanto tiempo llevas invertido en él y cuáles son las consecuencias de dejar de luchar por él. Mi esposo sufrió la separación de sus padres y puedo decirte que son heridas que afectan a los hijos toda la vida. Siempre me digo a mi misma: No quiero que mis hijos vivan eso jamás.

Eres una mujer luchadora. No dejes perder la mejor empresa que puedes llegar a tener y heredar a tus hijos. Si te tomas de la mano de Dios será más fácil.

Te deseo muchas bendiciones.