Crédito empresarial… ¿Un beneficio o un dolor de cabeza?

Cómo generar negocios a través de Marketing Digital
14 febrero, 2018
Fátima Chacón
21 febrero, 2018

¿Te has preguntado alguna vez si un crédito podría ser un beneficio o un dolor de cabeza para tu negocio?, muy probablemente hayas pensado ambas cosas, pues realmente para algunas empresarias el adquirir un crédito puede ser una Bendición, pero para otras puede ser el inicio de un caos financiero.

Hay que tener en claro que el objetivo de un crédito es facilitarnos el pago o inversión sobre algo que necesitamos, y creo que todas somos felices cuando recibimos la notificación de que un crédito nos ha sido aprobado, pues sabemos que es el inicio de las soluciones a nuestros problemas de dinero en la empresa, pero hay que tener sumo cuidado, pues debemos estar conscientes que adquirir un crédito es una responsabilidad muy grande. Ahora bien, ¿Por qué se nos puede volver un dolor de cabeza? Te comparto algunas razones:



Credimujer Enmedio


  1. Solicitamos un crédito sin analizar previamente nuestra capacidad de pago, esto pasa muy a menudo, pues nos apresuramos a solicitarlo sin antes evaluar nuestros ingresos y egresos, para determinar cuál sería el monto con el que nos podemos comprometer para cancelarlo.
  2. Nos atrasamos en el pago de cuotas, esto está muy relacionado con el punto anterior, pero también puede pasar que hayan otros factores que ocasionen el los atrasos, ahora bien, hay que prestar mucha atención a ello, pues en este caso el problema no es solo que quedemos mal con la entidad financiera que nos brindó el crédito, si no que dejaremos de ser candidatos para más créditos en el futuro, cerrándonos las puertas nosotras mismas.
  3. No establecemos objetivos claros para nuestro crédito, es decir que nos aventuramos a solicitar un crédito sin antes evaluar en qué lo vamos a invertir, propiciando así que sea utilizado en cosas innecesarias.
  4. Malgastamos el dinero, esto está más o menos relacionado con el punto anterior, aunque también suele pasar que al recibir el dinero nos emocionamos tanto que queremos gastárnoslo de inmediato y comenzamos hacer comprar compulsivas perdiendo así el objetivo principal de un crédito empresarial, pues incluso en algunas ocasiones es utilizado hasta en pagos o compras personales.

¿Te sientes identificada con alguno de los puntos anteriores?, si es así, significa que algo estás haciendo mal y que debes tomar cartas en el asunto, pues no hay nada más gratificante que tener el respaldo financiero en el momento que lo necesitamos, pero si al obtener un crédito no lo hacemos de la forma correcta, nuestras finanzas serán siempre un dolor de cabeza.

Bendiciones

Dina.



CrediMujer Top
A %d blogueros les gusta esto: