¿Te cuesta perdonar? Mira como la falta de perdón puede traerte consecuencias graves.

Riesgos o Seguridad el camino de una mujer emprendedora.
20 junio, 2018
Cómo implementar la innovación empresarial en tu negocio
5 julio, 2018

Todas tenemos derecho a sentirnos lastimadas, heridas, dañadas y cuantas cosas más. Pero el problema está en ¿Cuánto tiempo tú vas a permitir que ese sentimiento viva en ti?

Todo comienza con un sentimiento malo como los que te acabo de mencionar, luego pasa a dolor profundo, después a rencor, amargura y peor aún ODIO. ¡Huy que fuerte! Sí, tú podrías estar llena de todo eso y aún no darte cuenta.

He escuchado a muchas personas decir:

¡A mí no me importa lo que haga el (Fulano que te daño)! Pero pasas pendiente de él todo el tiempo.

¡Yo ya perdone! Y cada vez que ves a la persona no puedes dejar ese sentimiento tan feo que sientes.

¡Me vale lo que piensen los demás! Y pasas escribiendo indirectas- directas anónimas en el Facebook para desahogar lo que sientes.

Me cae mal la (Fulanita) por el simple hecho que tiene todo lo que tu quisieras tener.

En fin si te sientes identificada con alguna de estas frases, sentimientos o situaciones quiero decirte que estás arrastrando el rencor en cada paso. Pareciera ser algo que no importa, no daña a los demás o peor aún no te daña a ti misma. Pero es más grave de lo que imaginas, las peores consecuencias son:

  1. Cada pensamiento que te llena negativo, influye en tus emociones y nuestras emociones determinan nuestras acciones.
  2. Si tienes pensamientos negativos obviamente vas a reproducir cosas negativas en tu vida. (Somos como un jardín depende lo que siembres y lo que abones ese fruto vas a dar)
  3. Esa carga no te deja seguir con libertad, paz y pasión porque siempre está restándote.
  4. Esa falta de perdón la descargas en lo que haces y lo que hablas. (Por eso ves mucha gente con mal humor de la nada)
  5. Todo lo que tu sientes lo transmites. Y lo peor aún es que si eres Mamá eso lo reciben tus hijos.

Estás y muchas consecuencias más son cuando no sabemos perdonar. Debes reflexionar ahora en cada una y preguntarte ¿A quién no he perdonado? ¿Cómo eso está afectando mi vida y la de los míos?

Solo Dios nos ayuda a poder perdonar y olvidar completamente. Realmente al no perdonar el daño más grande te lo haces a ti misma, a nadie más. Así que toma una decisión y comienza a perdonar y olvidar.

Tú futuro lo construyes cada día con cada acción. Espero este artículo sea de bendición para ti, los que me conocen saben que soy alguien que perdona rápido y no deja que el rencor este dentro de mi jamás. Al contrario si alguien me hizo daño solamente le pido a Dios por esa persona y la bendigo.

Créeme así todo es más fácil y lo mejor es: que soy Feliz

Compártelo con alguien que necesite este post.

Te deseo lo mejor.

Dina Mancía