Equilibrio para ser una mamá empresaria

Como he logrado ser una mamá empresaria
9 mayo, 2019
Carta a mi felicidad, a mis 35 años.
14 mayo, 2019

Mi nombre es Rocío Ghattas de Simán, tengo 44 años de edad, soy co-fundadora y directora general de Yo Hago El Salvador, un proyecto que abre espacios a emprendedores, artistas y artesanos locales.

Mi familia está conformada por 4 personas maravillosas: Rocío, Lourdes, Fabiola, y mi esposo Javier Simán, quienes me motivan a realizar mis sueños gracias a su amor y apoyo incondicional.

Estar para mi familia es lo más importante en mi vida, ser madre y ver a mis hijas crecer me ayudó a enseñarles el valor de emprender, de organizar el tiempo, y establecer horarios.

Para lograr un equilibrio entre mi familia y negocios, algo que me a ayudado es tener mi tiempo, así me puedo organizar para ver cómo empezar mi día.

Cuando estoy trabajando, mi equipo de trabajo es mi familia, trabajo muy duro con ellos y disfruto lo que hago, creo que cuando uno disfruta lo que hace te llena esa felicidad y cuando estoy con mi familia me olvido del trabajo y comparto sus sueños, metas y preocupaciones, debes aprender a estar en los momentos y evitar las interrupciones, el tiempo de calidad es lo más importante para equilibrar tus actividades.

Me gusta hablar positivo, escuchar, conversar, arriesgarme, aprender, crear, y enseñar el valor de emprender eso te ayuda a ser autosuficiente y lograr tus sueños.

No existe fórmula mágica para el éxito, pero debes comenzar y dar el primer paso, el miedo fortalece nuestros pasos, nos ayuda a autoevaluarnos y lograr el éxito.

Una actitud positiva hace una gran diferencia, doblega pensamientos negativos, alimenta el espíritu de ideas creativas para resolver problemas de cualquier tipo.

Para ti mujer salvadoreña talentosa, recuerda que eres fuerte, Dios te ha llenado de cualidades y dones para que logres tus metas, demuestra tu valentía con una actitud positiva, cree en ti, aprende a decir no, sé sincera contigo misma, dedícate tiempo, y siempre recuerda que El cielo es el límite.

Rocío Ghattas de Simán