¿Quieres que tus hijos sean felices y seguros? Establece límites.

¿Cómo lograr finanzas saludables en mi empresa? Por Ana María Valladares
8 febrero, 2019
¿Cómo Credimujer y Efecto Mujer crean oportunidades para empresarias salvadoreñas?
18 febrero, 2019

Uno de los aspectos que nos resulta difícil de aplicar en nuestra vida de padres, son los límites en el comportamiento de nuestros hijos. Nos podemos sentir inseguros o muchas veces nos sentimos culpables del poco tiempo que estamos con ellos, y pensamos “como lo voy a pasar regañando si casi ni lo veo, no me va a querer”… estoy segura que a todos nos ha pasado esa frase por la cabeza. Sin embargo, el establecer reglas claras y especificas con nuestros hijos les brindan seguridad y felicidad, porque se dan cuenta que sus padres tienen el control y están protegidos. Los límites son fundamentales en el desarrollo sano y feliz de los niños. Es por eso que hoy quiero brindarte estos 7 consejos de cómo ponerlos en práctica:

  • Reglas claras y cortas: Es importante conocer cuáles son los aspectos en donde nuestros hijos necesitan más estructura, analiza su comportamiento, y determina alrededor de 5 a 7 reglas, es importante que estén en positivo, explícalas y úsalas. Por ejemplo “La hora de dormir es a las 8pm”, “Nos levantamos de la mesa cuando todos terminemos de comer” o “Habla en voz baja”.
  • Se coherente: La primera persona que tiene que tener clara la regla eres tú, y ser coherente en tu comportamiento, porque podemos decir “En esta casa no se grita” y en otro momento eres tú la que está gritando, en ese momento queda sin efecto la regla.
  • Se firme: La regla debe ser transmitida con un tono de voz seguro y firme, no quiere decir que sean gritos sino que con autoridad, así también si se establece una consecuencia para una falta, es necesario llevarla a cabo tal y como se le dijo que iba a ser, ya que si solo se dice y no se hace, no tendremos el resultado esperado.
  • Explica el porqué: Muchas veces creemos que nuestros hijos están muy pequeños para entender, o no le dará importancia, pero en el momento que le explicamos la importancia de la regla o lo que estuvo mal en su actuar, nos ayudara a prevenir tanta controversia al cumplirla, hacerlos sentir parte y que es por su bien y su cuidado les brinda seguridad, además puedes explicar la estructura que piensas tener, puedes decir “ Es tiempo de hacer deberes al terminar vas a tener tiempo para jugar”, muchas veces solo damos órdenes y solo acrecentamos la resistencia.
  • Esto no es negociable: En ocasiones podemos negociar con nuestros hijos o darles opciones, pueden decidir entre una cosa u otra, o escoger que hacer primero, pero es importante que establezcas claramente lo que NO ES NEGOCIABLE en tu casa, pueden ser reglas ligadas a valores o principios de familia, por ejemplo no es negociable que nos mientas, no es negociable que le grites a tu mamá, son situaciones que no se pueden dejar pasar por alto o sin consecuencias, estas podríamos llamar las REGLAS DE ORO.
  • Acuerdo Familiar: Para que haya constancia, firmeza y resultados al establecer límites a nuestros hijos es de carácter obligatorio que todos los adultos (papás, tíos, abuelos, etc) que tengan injerencia en la corrección de los niños estén de acuerdo y conocedores de las reglas, porque el momento de la ambivalencia, la autoridad se pasa al niño y no a los adultos y él o ella van a conocer cuál es el “eslabón débil” de la cadena en donde va a conseguir lo que quiere y esto mata la autoridad.
  • No pierdas el control: Sé que es muy cansado estar llamándole la atención a nuestros hijos cada 5 minutos, más todo el estrés del día, del trabajo, nos volvemos más susceptibles y vulnerables de perder el control de la situación y podemos hacer dos cosas: gritar y alterarnos ante la conducta o preferir obviar la situación aunque sabemos que no está bien. Yo te motivo a que NO pierdas el control ante tus hijos, si sientes que ya no puedes tomar distancia, respira y regresa más tranquila y has cumplir la regla, con gritar no tendremos buenos resultados y el ignorar el mal comportamiento de nuestros hijos, va a traer peores consecuencias más adelante. Si tú no estableces los límites nadie lo podrá hacer por ti, enfócate no es tu hijo el problema es su conducta.

Recuerda que, el establecer límites es la forma más sana de amar a nuestros hijos, van a ser niñas y niños más seguros y felices, les ayudara a integrarse adecuadamente a la sociedad, y por supuesto los límites son fundamentales en su desarrollo y nunca es tarde para hacerlo.

Licda. Elizabeth Vargas de Mártir